SBARRO GT1  1/1 2p.

1999

km .png

1.414km

GRIS

Potencia.png

600CV

Combustible.png

GASOLINA

1.499.000€

¿Le interesa? Déjenos su número y nosotros le llamamos.

Vel. máx.

-- km/h

performance iconocars.png
metric iconocars.png

Aceleración

-- s

performance iconocars.png
metric iconocars.png

Potencia

600CV

performance iconocars.png
metric iconocars.png

Ha ocurrido un error. Vuelve a intentarlo.

SBARRO GT1 1/1 en el mundo.

Presentamos un coche prototipo modelo único en el mundo. Un vehículo muy especial por la magia que desprende al verlo y la energía que se siente al poner las manos al volante como un piloto de carreras.

El SBARRO GT1 fue fabricado entre 1998 y 1999 por Franco Sbarro, un admirado ingeniero Italiano que fue fichado en 1965 por la "Scuderia Ferrari Filipinetti" en Suiza, donde trabajó en la mejora de coches como los Ferrari 250 GTO de 1962 con chasis 3909 GT, el Ferrari 250 LM de 1965 con chasis 5891, el Ferrari 250 P1 de 1963, los dos Ford GT40 de competición de 1966, con los chasis P/1039 y P/1040, el Porsche 906 de 1966, un Shelby Cobra de 1966, un Corvette L88 de 1966, además de los Ferrari 412P de 1967, Ferrari 512 P o el Ferrari 512 M,  que compitieron bajo la bandera de la "Scuderia Ferrari Filipinetti" en las 24 horas de Le Mans y las carreras más prestigiosas de resistencia de la década de los años 60.

 

Con este curriculum de trabajos realizados dentro de la Scuderia Ferrrari Filipinetti,  Franco Sbarro terminó su contrato en 1969, utilizo su talento como prestigioso ingeniero y visionario de los concept cars, dentro de su propia empresa ACA SBARRO que fundó en 1968, estando todavía trabajando como ingeniero dentro la Scuderia Ferrari Filipinetti, compaginando su trabajo con la fabricación de varios prototipos y concept cars siendo su primer prototipo el Coupe FILIPINETTI del año 1966.

 

El admirado y galardonado Franco Sbarro exponía sus múltiples creaciones de coches prototipos y concept cars, en el Salón del automóvil de Ginebra desde sus inicios y continuó haciéndolo durante más de 50 años, siendo en Marzo de 1999 cuando presentó en el Salón del automóvil de Ginebra, el unicornio SBARRO GT1.

Al poner el motor en funcionamiento, el sonido y su magia te envuelve y te transporta en un viaje al pasado, dentro de un coche de carreras de las 24 horas de Le Mans, en la década de mayor prestigio y glamour, la década de los años 60, haciéndonos sentir como si fuéramos uno de los pilotos que conducían por ejemplo el Ferrari 250 LM o el Ferrari 250 GTO de la Scuderia Ferrari Filipinetti, concesionaria de los coches Ferrari en Suiza donde trabajo como ingeniero de carreras el admirado y galardonado Franco Sbarro que ha diseñado y fabricado el prototipo unicornio, SBARRO GT1.

La carrocería es impresionante y espectacular de mayor tamaño en medidas, el SBARRO GT1 mide de largo 5250 mm y de ancho unos increíbles 2180 mm, en comparación con el tamaño de un Ferrari 250 GTO, por tanto hay una diferencia enorme en espectacularidad ya que el Ferrari 250 GTO tiene como medidas solo 4400 mm de largo, solo 1675 mm de ancho y 1245 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2400 mm.

 

La altura del SBARRO GT1, es de solo 1150 mm al techo y de 1250 mm al alerón trasero con una impresionante distancia entre ejes de 2950 mm.

 

Un Ferrari 250 GTO tiene un motor V12 de 3.0 litros y 300cv con 6 carburadores.

El SBARRO GT1 tiene un motor Mercedes 109/SEL V8 de 7.0 litros y 600 cv con inyección mecánica BOSCH PES8KL.

El SBARRO GT1 tiene también una caja de cambios de competición manual de 5 velocidades que es un modelo único en el mundo, por ser una caja ZF DS 25 que es la misma que llevan los FORD GT40 originales y que Franco Sbarro la modifico en su sistema de anclaje para ser instalada en el motor Mercedes M109/AMG de 600cv.

 

Las cajas de cambios ZF DS 25 fueron diseñadas solo para ser montadas en motores Ford V8 como los Ford GT40 citados y los De Tomaso Pantera.

Literalmente el unicornio SBARRO GT1 es absolutamente impresionante y único en su equipamiento, donde los pedales se ajustan eléctricamente al conductor porque los asientos fabricados en alcántara gris y roja están fabricados fijos en la carrocería.

 

El diseño del SBARRO GT1, recuerda en parte las líneas de los Ferrari P4 y los Ferrari 412P de 1967, con los que comparte el mismo cristal frontal laminado de 1967, literalmente el SBARRO GT1 lleva el cristal delantero de un Ferrari P4 de 1967, confirmado por la numeración y año grabada en el cristal cuyo fabricante fue TRIPLEX y el código grabado BS 857-2:1967.

El SBARRO GT1 tiene el encanto de los coches de competición de los años 60 que no han sido diseñados por ordenador, ni fabricados con impresoras 3D, es un coche de verdad artesanal fabricado a mano como los sobresalientes 32 Ferrari 250 GTO, donde todos ellos son diferentes en simetría y tamaño, no existen dos Ferrari 250 GTO fabricados exactamente iguales, por ser fabricados todos a mano, como lo ha sido este único SBARRO GT1.

 

La conducción de este SBARRO GT1 es igual de pura y complicada que puede ser la de un Ferrari 250 GTO, donde hay ruidos y las pequeñas incomodidades de un coche prototipo que ha sido fabricado para sentir la competición en un circuito.

En este SBARRO GT1, no hay dirección asistida, ni aire acondicionado, ni cierre centralizado, ni ningún sistema de ayuda a la conducción, ni centralitas de gestión, solo hay una conducción vibrante y mágica como en un Ferrari 250 GTO o un Ferrari 250 LM que Franco Sbarro, conocía muy bien, aplicando por tanto su sabiduría y experiencia como ingeniero de la Scuderia Ferrari Filipinetti en el diseño y fabricación del unicornio SBARRO GT1.

 

Franco Sbarro cuando diseño el SBARRO GT1 en 1998, le dijo a la empresa Mercedes que quería fabricar un coche prototipo con motor Mercedes que fuera un tributo a los Mercedes CLK GTR que corrieron en 1997 la competición de la categoría GT1 en las 24 horas de La Mans.

 

Para este proyecto Franco Sbarro quiso instalar un motor Mercedes que fuera único, como su diseño y pensó en el motor Mercedes tipo M100, concretamente un motor Mercedes 109/SEL V8de 1968 de 6.3 litros, (El precursor de los motores 63 AMG) en formato V8 con 350cv de origen y coordino con la empresa Mercedes que en su división de AMG se modificara el motor aumentando la cilindrada a 7 litros y la potencia a 600cv que es la cilindrada y potencia con la que competían los Mercedes CLK GTR de 1997 en las 24 horas de Le Mans.

 

Franco Sbarro quiso introducir como corazón latiente de este SBARRO GT1 el citado motor Mercedes M109/AMG, tan especial por ser también, único en el mundo.

De este modo la magia se siente por partida doble, con un diseño de carrocería recordando a los Ferrari Le Mans de los años 60 y la potencia de los Mercedes CLK GTR Le Mans de 1997 en la categoría de competición de los GT1 donde estaban también los Porsche GT1 y McLaren F1 GTR.

 

Cualquiera de los coches que inspiraron a Franco Sbarro para fabricar el unicornio SBARRO GT1, como un tributo en el diseño, a los Ferrari P4 y los Ferrari 412P de competición que corrieron Le Mans en la década de los años 60, más un tributo a los motores potentes de los Mercedes CLK GTR en la categoría GT1, hoy en día tienen un valor en el mercado de varios millones de euros que en algunos modelos, es de varias decenas de millones de euros.

 

Todos estos citados coches, son verdaderos tesoros que aumentan su valor con el paso de los años, pero solo tienen un inconveniente y es que de todos ellos se han fabricado varias unidades y no pueden tener el titulo exclusivo y de máximo prestigio que atesora la palabra “unicornio” y el SBARRO GT1, si tiene ese título, si está en la cima en solitario y con el SBARRO GT1, también estará en su interior sentado el próximo propietario conduciéndolo en algún circuito o ciudad del planeta, si es el primero en aprovechar esta oportunidad de comprar un prototipo único en el mundo.

Los Ferrari 250 GTO, son los Ferrari del mundo de mayor valor económico y el chasis número 4153 GT de 1963, tiene el récord desde el año 2018 de ser el Ferrari más valioso del mundo, vendido por 70 millones de dólares, pero no es un unicornio porque hay 31 personas en el mundo con otro coche igual, por tanto el unicornio SBARRO GT1 con un valor de compra fijo, de solo 1.500.000 € es claramente una inversión segura que se disfrutará conduciendo, mientras sube su valor.

 

El coche prototipo SBARRO GT1 que presentamos, tiene en su ADN, la misma magia con la que te transportas mentalmente a las carreras de las 24 horas de Le Mans, conduciendo cualquiera de los 32 Ferrari 250 LM y sobre todo de cualquiera de los 32 Ferrari 250 GTO existentes.

 

Para cualquier consulta adicional puede contactar con Antonio Campos vía email o llamar directamente al teléfono +34 649 166 375.